Domingo Faustino Sarmiento, un mal escrito ensayo

Un ensayo que escribí para mi clase sobre el séptimo presidente de Argentina, Domingo Faustino Sarmiento.

Nació en un pueblo en el país interior, y en una familia pobre, Domingo Faustino Sarmiento tenía el camino predeterminado para ser un federal. La partida federalista era por los pobres y por los derechos de las provincias. Sin embargo Sarmiento era un unitario, en la partida que quería el poder del país para ser centralizado en las ciudades, y especialmente en Buenos Aires. Era la partida de los ricos, y los cultos.

Porque de su educación, Sarmiento prefiere la partida unitarista. El vio a su país como bajo dominio primitivo y bárbaro. En ese tiempo argentina estaba controlado por el caudillo Juan Manuel De Rosas. Un luchador constante para los unitarios, fue exiliado 3 veces a Chile, donde se sirvió como periodista y educador y, finalmente, escribió Facundo: Civilización y Barbarie. Facundo fue una biografía del caudillo Juan Facundo Quiroga, pero, lo que fue más importante, la crítica del dominio de Rosas y de la forma de vida de los gauchos y los  aspectos de la vida argentina que no eran como los europeos. Sus ideas se hizo muy conocida en toda América del Sur. En su vida vio la gravedad creciente del conflicto entre los unitarios y los federales. En 1852 el régimen de Rosas fue finalmente derribado. Sin embargo, no fue hasta 1855 que pudo regresar confortablemente a Argentina. Él se involucró en la política, hasta que fue elegido presidente en 1868.

Su tiempo como presidente se considera formativo de la Argentina moderna. Bajo Sarmiento, la época del gaucho había terminado, y Argentina comenzó su transformación de una economía agrícola a una nación urbana e industrial. El principal logro de Sarmiento fue su promoción de la educación. Subsidios para la Educación del gobierno central a las escuelas provinciales se cuadruplicó. Asimismo, modernizó y expandió a las líneas de telégrafo y los sistemas del correo y de tren. En 1869 realizó el primer censo de Argentina.

Fue un presidente impopular en su tiempo. Su guerra contra el Paraguay no recibió con la aprobación general y su incapacidad para luchar por el estrecho de Magallanes de Chile fue una decepción para la mayoría. Su aceptación liberal de inmigrantes europeos, que Sarmiento esperaba civilizaría a su país, fue responsable de la introducción de la fiebre amarilla y la agitación creciente política.

Sarmiento concluyó su mandato en 1974, dejando la presidencia a su ministro de Educación, Nicolás Avellaneda. Después de su presidencia, se convirtió en el Director General de Escuelas de la provincia de Buenos Aires. Ocupó algunos otros puestos políticos y publica El Monitor de la Educación Común, una referencia fundamental para la educación argentina. Se murió en Asunción, Paraguay, de un ataque al corazón. Tenía 77 años.

Posted in Uncategorized | Leave a comment